sábado, 31 de diciembre de 2011

FELIZ 2012

 
Pues simplemente eso, que tengáis un gran año este 2012 que está llamando ya a la puerta. Y aunque sea tardío también felicitaros la navidad (o lo que queda de ella) y desear que lo paséis lo mejor posible junto a toda esa gente que os quiere.
Hasta el año que viene :-)

martes, 13 de diciembre de 2011

EL NIÑO DE MAMÁ

Como andaluz, como joven y como persona que no ha recibido nada gratis y lo que tengo (tanto para bien como para mal) me lo he buscado yo, solo puedo decir que este hombre es un sinvergüenza. Y lo hago conteniéndome en mis palabras y sin decir lo que verdaderamente me apetece.
Resulta que es deportista reconocido internacionalmente. Claro, de un deporte al que sólo tienen acceso las clases adineradas de la sociedad, porque dudo yo que haya conseguido llegar a serlo con trabajo.
Es más, dudo yo que sepa lo que es el trabajo duro, con sudor, de ese que los andaluces realizamos durante toda la vida para poder darle sustento a nuestras familias y poder disfrutar de los bares como lo hacemos. Conozco a muchos, y en mi tierra olivarera aún más, que además de estar toda la semana trabajando en sus respectivos puestos dedican sus días libres a trabajar el campo para poder recolectar aceituna aunque solo sea para su propio aceite. Eso nunca podrá saber un hijo de la nobleza de lo que se trata, y menos siendo tan sinvergüenza como parece que es Cayetano.
Aquí dejo la entrevista de este pequeño impresentable.

domingo, 11 de diciembre de 2011

GENERACIÓN PERDIDA

Ultimamente se escucha mucho de boca de los adultos eso de que las generaciones venideras se están perdiendo. Bien, yo tenía esa perspectiva hasta hace poco que he cambiado de opinión debido a que me he rodeado un poco de gente joven que realmente son bastantes válidos.
Es cierto que el medio en el que los niños crecen hoy en día no es el más idóneo para crear personas de futuro. Son muchos los factores que influyen en la educación de las personas y sería muy osado por mi parte poner nombre a los problemas que cada cual pueda tener para salirse del buen camino y pasar a formar parte de la llamada generación NiNi (ni estudia, ni trabaja). Los padres y los profesores han perdido autoridad y eso se nota a la hora de poder ofrecer una educación adecuada.
A lo que iba. Se comenta que las generaciones de jóvenes y niños se vienen perdiendo. Y yo me pregunto: ¿no es simplemente como siempre? ¿No es debido a que los tiempos cambian y por tanto los jóvenes se adaptan? Es cierto que lo que llamamos drogas blandas (maría, chocolate, alcohol y tabaco) están ahí y son accesibles casi a cualquier persona, cosa de la que todos (la sociedad en general) deberíamos concienciarnos y tratar de no verlo con la normalidad que hoy en día se ve. Pero aún con los accesos a estas drogas y otras lacras de la sociedad, si la educación que se ofrece desde la familia y el entorno es buena las cosas suelen funcionar bien.
Y me pregunto también otra cosa; ¿No tienen los adultos gran parte de culpa? Porque parece que aquí los niños y jóvenes son los culpables de todo y no olvidemos nunca que la educación la imparten los mayores, no los menores (aunque de ellos se pueden aprender muuuuuchas cosas). No entiendo a esos padres que le sueltan a sus hijos de 14 años de edad 30€ un viernes y otros tantos un sábado para que puedan salir a dar una vuelta. Es mucho dinero y es evidente que teniéndolo, lo pueden gastar. Pero así se va de casa y no da la brasa en toda la tarde-noche, y los papis tan agusto.
La educación, un tema difícil. Pero no debemos olvidar nunca que la educación es un tema en el que toda la sociedad se tiene que involucrar. No es el colegio el que tiene que educar y el padre el que tiene que consentir, tampoco es sólo tarea de los padres en la casa. Es un trabajo de todos y por el bien de todos, dejemos de echar balones fuera y comencemos a dar lo mejor de nosotros a la sociedad para que esta crezca y se levante. Difícil de conseguir, pero no imposible.

lunes, 24 de octubre de 2011

UNIVERSIDAD

Hace mucho, demasiado, que mis padres me dejaron en Granada un día de octubre para comenzar mis estudios universitarios. No se me olvidará la sonrisa que esbocé cuando se despidieron de mi hermano y de mí para montarse en el coche y volver al pueblo, quedándonos nosotros en Granada. Mi hermano me preguntó que por qué reía, y realmente no supe que contestar.
No es que no quisiera decirlo, simplemente no sé por qué sonreía. Dejaba mi casa y mi pueblo donde tantas cosas hice en mi infancia y tantas buenas experiencias había vivido, dejaba a mis padres y comenzaba la aventura de la independencia, ... en fin, muchas cosas que si las piensas lo único que no harías sería sonreír. Supongo que fue un poco como diría Barney: DESAFÍO ACEPTADO, vivir lejos de casa y hacerme un hombre de provecho.
Siempre he sido un chico independiente, la verdad, así que la adaptación a Granada no fue difícil. Además como suele ser normal no soy el único del pueblo que se iba a Granada a estudiar, también venían algunos amigos y la que por entonces era mi novia. Es cierto que Granada de Úbeda está a hora y media de viaje, de forma que desde que llegué a Granada hasta el día de hoy nunca he roto con mi pueblo, donde están mis raíces y donde aún hoy sigo disfrutando de alguna que otra afición y de mucha de su gente.
Volvamos a Granada. Tengo mi primer encuentro con compañeros de clase grabado en la memoria como si se tratara de ahora mismo. Sé donde fue, quien había y quien me contestó como si de ayer se tratara.
Pero al grano, que me enrollo mucho. A día de hoy estoy contentísimo de haber estudiado INEF (bueno, aún estoy estudiando) a pesar de que el futuro no es muy alentador. En mi facultad se solía respirar buen ambiente, de los mejores, con grandes compañeros que poco a poco se convertirían en buenos amigos. La verdad que mientras que la mayoría de estudiantes que conozco no guarda un buen recuerdo de su facultad creo que con mis compañeros y conmigo es al revés, ya que en la facultad hemos vivido momentos realmente geniales.
Estoy seguro de que el contenido de muchas asignaturas y los trabajos grupales que tanto se estilan en mi facultad tienen gran parte de la culpa del ambiente que allí se respira. Pongo un ejemplo ilustrativo: en la primera clase de la carrera de una asignatura que a priori no tenía un nombre demasiado llamativo (sobre todo para los hombres), Expresión Corporal, la profesora preparó una clase en la que todos acabamos bailando con todos, intentando memorizar nuestros nombres o apodos y disfrutando de lo lindo, ¡sólo en la primera clase!. Después de 5 años compartiendo contenidos similares además de juergas varias, creo que es normal que en mi facultad se forjen grandes amistades. Siempre lo digo y me reafirmo, me siento una persona con suerte en lo que concierne al terreno de la amistad (la verdad que intento sembrar para recoger). No queda bonito que yo lo diga, pero como creo que es motivo de orgullo lo comentaré: el día de mi graduación (en el verano de 2008) cuando me nombraron para recoger la beca de la facultad, mis compañeros me regalaron la ovación más grande de la noche y de mi vida (cada vez que me acuerdo sonrío).
En cuanto al profesorado y la materia de estudio en sí, hay de todo. Hay cosas que he estudiado que hoy en día veo innecesarias, pero nunca se sabe si en un futuro seguiré pensando igual. Con los profesores pasa como en todos sitios; los hay buenos, normales, y mediocres que están chupando del tarro de la universidad sin dar ni golpe. Siempre traté de quedarme con lo mejor de cada uno de ellos y de sus materias.
Fuera de la facultad lo he pasado bastante bien y he de decir que también he hecho buenos amigos. Algunos hasta son de mi pueblo, pero la vida tiene esa cosa que la hace genial y es que es una caja de sorpresas. He convivido con mucha gente, compartiendo vivienda, mesa, botella, guitarra, risas, vivencias, aventuras,... y por suerte sin darme cuenta me vi rodeado de gente que resultó ser una parte importante de mí vida con el paso del tiempo.
Pero no todo es alegría. Vine como un chico responsable y serio, pero que siempre intentaba reírse con la vida y que creía en mí mismo más que nadie. Y me voy pensando que soy todo lo contrario, un irresponsable inmaduro que mira la vida con miedo y que no sabe que puede hacer el día de mañana para ganarse un futuro. Supongo que es parte de la vida, cuanto más la conoces mejor sabes a lo que te enfrentas y quizás por ello muchas veces se pierden ilusiones.
Finalizo porque no me quiero extender. Lo iba a hacer con una breve descripción a la ciudad que me ha adoptado durante tanto tiempo, pero lo dejo para poder hacer una entrada en la que cuente como veo yo Granada.

viernes, 14 de octubre de 2011

EL NIÑO CON EL PIJAMA DE RAYAS


Ayer terminaba de leer este libro (El Niño con el Pijama de Rayas) de John Boyne. Llevaba un tiempo pensando en leerlo, pero fue esta semana pasada cuando por fin me decidí a hacerlo, entre otras cosas porque hablando con mi hermano me dijo que lo leyera, que era muy ameno y bastante entretenido. Llevaba razón.
Es un libro que en ciertos aspectos (y salvando las distancias) me recuerda a "El Principito". De fácil lectura pero que dice mucho, y que pueden leer tanto niños como mayores. Está escrito de manera bastante sencilla y es muy sencillo de comprender para el lector. Para los niños, al igual que "El Principito", posiblemente sólo sea un cuento; para los mayores hay mucho más en el trasfondo de la novela.
La historia es bastante sencilla aún tocando un tema complejo y duro en exceso, y el final sinceramente para mí muy inesperado. Realmente animo a todo el mundo a que lo lea, no llevará mucho tiempo y realmente merece la pena.
A pasar un buen fin de semana.

jueves, 13 de octubre de 2011

REDES SOCIALES


Son muchos los detractores que conozco de las redes sociales. Incluso mucha de la gente que más enganchada está, no es capaz de admitirlo porque parece un problema ser adicto a ellas.
Yo veo en ellas una buena herramienta. Gracias a las redes sociales podemos mantener un contacto continuo y más o menos cercano con gente de todas partes del planeta. Para mí esto supone una gran herramienta, ya que muchos buenos amigos están repartidos a lo largo del país e incluso alguno anda por tierras canadienses (es nativo de allí y lo conocí porque compartimos piso durante un año en Granada).
Sí, también es cierto que pueden suponer que cierta gente mantenga un control continuo sobre nosotros y lo que hacemos a diario, pero eso tiene una fácil solución: si no quieres que se enteren de todo lo que haces, no publiques todo lo que haces. Hay mucha gente que cuenta su vida a través de las redes sociales; yo la verdad no soy partidario de hacerlo ya que no todos los contactos que tengo son amigos con derechos a confidencias, a saber de ciertas vivencias, de mis sentimientos. Allá cada cual con lo que publica en estos lugares.
Como casi todo en esta vida, las redes sociales tienen sus pros y sus contras. Creo que sobre todo dependen mucho del uso que cada cual haga de ellas. Ya lo he dicho y me reafirmo en mi idea, son una gran herramienta.

lunes, 3 de octubre de 2011

LA MÚSICA DE SABINA

Me gusta escuchar música aunque no lo haga lo suficiente. La música enriquece, enseña, agrada, llena las horas de ocio,... Decían algunos griegos ilustres como Sócrates o Platón que la música tenía que ser parte de la educación de las personas para así llegar a tener una educación plena para el alma y el cuerpo.
Tras la reflexión quiero hablar un poco de Sabina, lo grande que es y lo que significa para mí como músico. No hay que decir que es uno de los mayores artistas que ha "parío" este país. Sabe componer música bastante buena y letras que casi siempre (por lo menos para mí) superan a la música con la que conjuga.
Lleva muchos años en el mundo de la música regalando auténticas obras de arte. Hay quien dice que ya no es el mismo y realmente no puede serlo. Nadie es el mismo con el paso de los años, ni como persona ni como artista.
He tenido la suerte de ver conciertos suyos en varias ocasiones y de verdad puedo decir que se desenvuelve con una soltura que ya quisieran muchos. Interactúa con el público (al que hace reír, hablar, cantar, bailar, disfrutar), tiene un gran grupo de músicos a sus espaldas y se dejan la piel en cada concierto, y tienen un repertorio de calidad y extenso; motivos por los que cuando lo ves y haya costado la entrada lo que haya costado, siempre sales con una sonrisa en la boca.
Son muchas las noches que me he dormido escuchando junto a mi hermano "Esta Boca es Mía" o "19 Días y 500 Noches", muchos los kilómetros en los que sus canciones me han hecho el viaje más corto, muchas las horas de estudio que me ha amenizado,... 
Así que desde aquí y como agradecimiento a tantas horas haciéndome compañía no tengo más remedio que hablar un poco sobre él, minimamente porque su vida y su obra tendrían para largo. Y como no, os dejo la que para mí es una de las mejores canciones que he escuchado en mi vida (quizás un poco triste, pero simplemente genial), cantada en la gira "Dos Pájaros de un Tiro" junto a otro maestro como es Serrat.


martes, 27 de septiembre de 2011

FELICIDADES

Hoy al entrar en el navegador me he encontrado con uno de los doodles de Google. Resulta que la compañía cumple 13 años. Pues nada, FELICIDADES y a seguir trabajando tan bien como hasta ahora. Seguro que cumplirán muchos más.
Foto: www.google.es

miércoles, 21 de septiembre de 2011

PERSONAS QUE MARCAN (I)


Voy a comenzar con una serie de entradas en las que hablaré de personas que te marcan en la vida. A todos nos pasa que conocemos o tratamos con personas, e incluso algunas que tan siquiera conocemos, que dejan huella en nosotros. De vez en cuando escribiré sobre alguna de ellas, y quien mejor para empezar que mi abuelo Manuel.
Desde que tengo uso de razón y hasta el día de su muerte, mi abuelo convivió en casa con nosotros, aunque por motivos que no vienen al caso y que eran de fuerza mayor, alguna que otra etapa la pasó en casa de mi tía. Pero por suerte pude disfrutar de él a diario durante una gran etapa de mi vida.
Tengo muchísimos recuerdos de su persona, aunque sinceramente y con la perspectiva que da el tiempo y la edad, me gustaría que fuesen muchos más. No puedo dejar de acordarme de sus historias sobre los años del hambre y la Guerra Civil Española en la cual tuvo que participar. Cada vez que hablaba de la guerra yo desconectaba, pensaba que esas historias no me interesaban, y ahora pagaría dinero si él estuviera aquí para que me contara al completo todo lo que en esos tiempo tuvo que pasar.
Tuve la suerte de compartir habitación con él durante bastante tiempo. Mi abuelo dormía en una cama nido que todas las noches yo le tenía que montar, puesto que tenía ya cierta edad y él no podía hacerlo (o tal vez sí, porque hoy pienso que solo me hacía montarla porque era una interacción diaria abuelo-nieto, un vínculo más de los muchos que podíamos tener y que hoy día me doy cuenta pero por entonces no tenía ni idea). Yo sin ningún tipo de problema dejaba todo lo que estuviera haciendo cuando llegaba el momento y le preparaba su cama. Es de las pocas tareas cotidianas que he realizado a lo largo de mi vida sin poner apenas una pega, y de esos pequeños detalles que se recuerdan con cariño.
Daba alegría a la casa, ayudaba a mis padres en las tareas siempre que podía, cuidaba de mis hermanos y de mí si era necesario porque mis padres no estuvieran, disfrutaba cuando le hacíamos compañía los días fríos de invierno que él no salía a darse su típica vueltecilla del día, y muchas cosas más que si relato no acabo en todo el día. -Eso sí, recuerdo que siempre que salía a dar una vuelta y echarse una ligailla con sus amigos nos traía a su vuelta a casa un poquito del revuelto de frutos secos que le ponían en el bar para acompañar el vinillo (como él decía) que se había tomado.
Mi infancia la pasé en una comunidad de vecinos en la que éramos como una gran familia. Digo esto porque para los vecinos él era también uno más. Cuando llegaba las noches de verano de darse su paseo y los vecinos lo veían entrar al patio, siempre comentaban ¡ya está aquí el abuelo!. Todos los vecinos le tenían un gran aprecio, realmente creo que todo el que lo conociera un poquito se lo tendría, porque era una de esas personas que dejan huella, la bondad personificada y con la sabiduría que dan los años. El día que murió todos perdimos en la comunidad un poquito de la esencia que había por aquel lugar.
Era un gran aficionado del Real Madrid y disfrutaba de sus triunfos así como sufría por sus derrotas. Se desvivía por sus hijos y sus nietos. Amaba su tierra, la cual tuvo que abandonar, aunque mantenía su casa y la visitábamos frecuentemente. Por cierto, una casa en la qué también hemos pasado muy buenos ratos casi toda la familia en conjunto (cuantos recuerdos que creía olvidados me están llegando ahora mismo).
Mi último recuerdo que guardo con él lo tengo grabado como si fuera ahora mismo. Llegaba yo de clase esperando encontrarlo mejor que la noche anterior (recibió la extremaunción) en la que el pobre estaba bastante mal. Lo encontré en mi cama con una vecina dándole la mano, le dí un beso y mi madre le preguntó: ¿quien es Papa?. Mi Antoñete, contestó él que apenas y podía hablar. Dos horas más tarde murió. Esa fue su despedida hacia mí y que jamás podré olvidar.
Donde estés, te echamos de menos (yo desde luego me acuerdo mucho de ti). Y si hay algo después de la muerte seguro que estás junto a la abuela en un buen lugar porque vosotros lo mereceis. Con cariño, tu Antoñete.

EY FELIPÓN, TODOS LOS DÍAS SALE EL SOL

                                               Foto: www.marca.com

El domingo 18 de septiembre España se proclamaba por segunda vez consecutiva campeona de Europa de BA-LON-CES-TO. Como aficionado al deporte en general y al baloncesto en particular, se merecen una entrada en este pequeño rinconcito que tengo en la red.
Es fantástico y motivo de orgullo como aficionado poder vivir una etapa tan buena de éxitos del deporte español, y no solo del baloncesto. Realmente creo que no somos conscientes de lo bien que vamos ahora mismo en ámbito deportivo a nivel mundial. Somos una potencia, posiblemente la mayor del mundo si lo hiciéramos en datos estadísticos con respecto a la cantidad de población y éxitos obtenidos.
Me hago una reflexión: ¿Podría ser por la intromisión en nuestro país de la ciencia en el deporte, y la consiguiente aparición del INEF? A título personal, estoy convencido que es uno de los motivos de que España sea potencia mundial deportiva, puesto que hay mucha gente muy cualificada debido a la formación regulada que tenemos en materia deportiva en nuestro país, tanta a nivel universitario como de entrenadores y monitores deportivos.
Siguiendo con el baloncesto diré que estos "chicos" me han hecho disfrutar de lo lindo. Ya llevamos tiempo pasándolo en grande cuando ellos juegan y todo gracias a una excepcional generación de jugadores que tienen la suerte de convivir en el tiempo y hacer una de las mejores selecciones del mundo de todos los tiempos (con el permiso de varias de EEUU y también de Yugoslavia). Los he podido ver proclamarse campeones del mundo y de Europa y subcampeones de Europa y de los Juegos Olímpicos. Y a muchos de los que han conseguido estos logros, también los vimos ganar en la final del mundial Junior a EEUU cuando nadie apostaba por ellos, haciéndose leyenda antes de ser profesionales.
No puedo dejar de citar al gran Felipe Reyes. Algo más de una semana antes del comienzo del eurobasket perdió a su padre. Pero ahí lo hemos visto dando el callo por su país y ayudando a sus compañeros, de los que él mismo ha comentado que se han portado fenomenal y le han ayudado a llevar mejor momentos tan difíciles. Eso también es deporte, no solo se trata de jugar y disfrutar.
Termino dejando el nombre de los 12 integrantes de esta selección que dirigía Sergio Scariolo: José M. Calderón, Ricky Rubio, Víctor Sada, Sergio Llull, Fernando San Emeterio, Juan Carlos Navarro, Rudy Fernández, Víctor Claver, Felipe Reyes, Sergy Ibaka, Pau Gasol y Marc Gasol. Gracias por hacernos disfrutar de lo lindo y que los días de estudio fueran algo más agradables.

Aquí dejo la canción que ellos cantaban antes de salir a jugar un partido, cambiando la palabra "Chipirón" por "Felipón", un gran detalle que tenían con su compañero en estos difíciles momentos.

viernes, 9 de septiembre de 2011

UNA DE ESTUDIANTES

Para toda persona que haya vivido una etapa tan interesante como es la vida de estudiante universitario.

Que buen rato que pasamos la chirigota en el Gran Teatro Falla.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

OTRO ACHUNCHONCILLO

De nuevo septiembre, de nuevo la presión de los exámenes y de nuevo un verano encerrado en la biblioteca (ya van 8). Pero esta vez sí, estoy convencido y creo que preparado para afrontar lo que espero sea la recta final para alcanzar el soñado título de Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.
Es cierto que después tengo un futuro incierto, con pocas posibilidades de encontrar un trabajo decente con el que poder proyectar una vida, pero por lo menos seré titulado. Otra opción es seguir formándome pero resulta que para ello se necesita dinero,  con lo que entraría en un bucle que sería así: no hay trabajo, no hay dinero, no hay formación.
Ya tendré tiempo de pensar en el futuro. Ahora toca afrontar el presente y los exámenes, y esperar que todo salga bien.
Saludos.

martes, 30 de agosto de 2011

UNA REVOLUCIÓN PUEDE HACERSA CANTANDO


Aquí dejo un extracto de una parte del popurrí de la comparsa "Los Currelantes". Comparsa gaditana que para mí tiene un mensaje muy bueno y que con escucharla prestando un poco de atención queda bastante claro.
Si alguien que pase por aquí quiero escucharlos no tienen más que buscar en youtube "Los Currelantes", yo aconsejo sobre todo presentación y popurrí.




Una revolución puede hacerse cantando,
que la fe resucita cantando
cuando no hay esperanza ninguna.

Mi pueblo es casi feliz porque un pueblo que canta
aunque su mal no espanta
lo disimula.

Una revolución puede hacerse cantando,
puede hacerse cantando,
no te quepa duda.

Que una canción llega más hondo que una bala
y cuantas más voces disparan,
más se acerca el grito al cielo.

Y a los que cantamos con el alma en la garganta,
los que ordenan, los que mandan,
nos tienen miedo.

Mi revolución ya suena
Mi revolución ya suena
Mi revolución ya suena
Y creo sinceramente que merece la pena.

Que cuando canto para ti
no me asusta la derrota
porque por ti yo canto con el corazón
latiéndome en la boca.

Una revolución puede hacerse cantando,
puede hacerse cantando
a quemarropa.

Comparsa "Los Currelantes".  Jesús Bienvenido, 2011.
Foto: www.carnavaldecadiz.com

domingo, 21 de agosto de 2011

EL PAPA Y EL DINERO PÚBLICO

No quiero entrar en tema religioso, ni mucho menos. Simplemente me gustaría dejar claro que parece un problemón para las arcas del País que el Papa haya estado en las Jornadas Mundiales de la Juventud de Madrid. Para mí, no lo es.
Es cierto que se han pagado ciertas cosas con dinero público (o bastantes, las que sean, me da igual) y que mucha gente se niega a que con su dinero se pague algo que tenga que ver con la iglesia. Pero esque también se pagan, por ejemplo, los servicios de limpieza que se necesitaron para recoger la basura que el movimiento 15M dejaba en los lugares donde acamparon, habiendo gente a la que tampoco le guste que su dinero se gaste para tal fin; y otra tanta gente que no querrá que de su bolsillo salga el dinero que se gasta en un dispositivo policial en Madrid (por seguir el ejemplo de la misma ciudad) cuando el Real Madrid o el Atlético ganan un título deportivo y lo celebran en Cibeles o Neptuno.
El dinero público tiene un problema y es que no todos los gastos que se hacen con él satisfacen a todas las personas que aportan parten de ese dinero. Y no hay que olvidar que es bastante probable que el reporte económico que dejen en Madrid las JMJ sea mayor a los gastos realizados (habrá que esperar y ver datos objetivos, si eso es posible).
Para mí lo que queda claro es que el país se divide en dos grandes grupos: clericales y anticlericales. Y bueno, dentro de ambos grupos hay tontos y listos; tontos que no saben respetar la opinión de los demás, y listos que sí que lo hacen como personas civilizadas que son.

jueves, 4 de agosto de 2011

¡CAMPAMENTO! ¡SIEMPRE!

Hoy me llega algo de melancolía. Toca recordar un par de veranos que pasé en un campamento un tanto especial, donde se repartían grandes dosis de valores y de otras muchas cosas importantes que hoy en día se están perdiendo. Un lugar que una persona en concreto, a la que con cariño llamábamos "El Viejo", habilitó para que los jóvenes de mi pueblo tuviéramos la opción de poder echar unas vacaciones inolvidables en un sitio con mucho encanto: La Playa de la Barrosa, en Chiclana de la Frontera.
Recuerdo con melancolía los dos años que tuve la suerte de parar por allí. No puedo dejar de agradecer la oportunidad que me dieron en JAC Úbeda en general, y El Viejo en particular de poder vivir experiencias inolvidables y que creo que nunca olvidaré. Las ganas con las que un grupo de jóvenes monitores y otro de no tan jóvenes colaboradores organizaban aquello. No puedo olvidarme del grupo de cocineras que va en cada uno de los tres turnos organizados en el campamento (en mi época eran cuatro), gente con tareas de limpieza, de organización, de compra diaria, muchas tareas que conllevan tener un centenar de niños casi dos semanas. Hoy día siguen al pie del cañón, dedicando un ratito de todos los días del año a mantener viva JAC y hacer diferentes actos para subvencionarse y poder seguir ofreciendo a los jóvenes ubetenses un campamento espectacular año tras año.
Algunos ya se fueron, como es el caso del Viejo, Cruz o Manolo. Pero se sigue manteniendo todo lo que ellos inculcaron, la alegría e ilusión con las que trabajaban día a día para tratar de hacer más fácil la vida a los niños de la ciudad. El dar tanto sin buscar nada a cambio, aunque recibían (y los que siguen reciben) el cariño de muchos niños y adultos, de un pueblo al completo que es consciente de la labor tan inmensa que hacen.
Se dice en Úbeda que son 3 generaciones las que ya han pasado por allí (ya casi se puede empezar a hablar de 4). De hecho el año pasado se cumplió el 50 aniversario de dicho campamento, ahí es nada. Hoy día siguen haciendo esa inmensa labor que no tiene precio, sin escatimar en esfuerzos los que tomaron el relevo a los mandos de JAC y del campamento. Y por suerte los que tanto trabajan tienen una gran recompensa, porque tiene que ser muy satisfactorio ver como un trabajo tan grande da un fruto tan bueno.
Posiblemente este fin de semana tenga la oportunidad de volver, de revivir algunas de las sensaciones que tuve de crío por ese lugar tan mágico, de poder ver el busto del Viejo, las tiendas de campaña, el comedor, ... Tantos y tantos recuerdos que me afloran ahora y que me llevan a tan buenos ratos de mi infancia de los días en que formé parte activa de JAC Úbeda, algo que con ilusión y paciencia espero volver a hacer en años venideros.
Y termino con un deseo de todo corazón: largos años a JAC Úbeda y al campamento de la Barrosa, y larga vida a todos los que estáis entregando parte de vuestras vidas por una causa tan grande y tan bonita.
-¡Campamento!
-¡Siempre!
-¡Campamento!
-¡Siempre!
-¡Campamento!
-¡Siempre unidos!

martes, 2 de agosto de 2011

Cuentos para pensar

 Ayer empece a leer a Jorge Bucay por el simple hecho de que mi madre dejara en la estantería de mi cuarto un libro suyo llamado "Cuentos Para Pensar". La verdad que casi sin darme cuenta me leí gran parte del libro en el que tan solo la introducción ya dice mucho. Aquí os dejo unos pequeños fragmentos:

«lo que es, es.»
«La realidad no es como a mí me convendría que fuera.
No es como debería ser.
No es como me dijeron que iba a ser.
No es como fue.
No es como será mañana.
La realidad de mi afuera es como es.»
«yo soy quien soy.
otra vez:
Yo no soy quien quisiera ser.
No soy el que debería ser.
No soy el qeu mi mamá quería que fuese.
Ni siquiera soy el que fui.
Yo soy quien soy.»
«Tú... eres quien eres.
Es decir:
Tú no eres quien yo necesito que seas.
Tú no eres el qeu fuiste.
Tú no eres como a mí me conviene.
Tú no eres como yo quiero.
Tú eres como eres.»
CUENTOS PARA PENSAR, Jorge Bucay.

domingo, 17 de julio de 2011

UNA REFLEXIÓN


Como explicar que parte de mi actitud es solo y exclusivamente para tratar de aliviarle el dolor que produjo esta ruptura. Como explicar que realmente pienso más en ayudar a la persona con la que compartí mi vida que en salir yo de este pozo sin fondo en el que me encuentro sumergido. Nadie imagina lo que he podido lamentar junto a mi almohada que todo acabara, que aunque pensé que pasaría mi vida con ella llegó un momento en el que me di cuenta de que no podía ser así, ninguno de los dos podríamos ser plenamente felices estando juntos. No tengo que decir que intento hacerle esto lo más llevadero posible, que intento abrirle los ojos, hacerle darse cuenta que estar juntos no era lo más conveniente. No tengo que decir que la quiero, que aunque nuestros caminos se separaran dejó dentro de mí un recuerdo que es imborrable. Y por supuesto sobra decir que lo intenté con todas mis fuerzas aunque al final no resultara.
Espero poder ayudarla a que me olvide, aunque para ello tenga que odiarme de por vida. Y si ese es el camino para que ella pueda ser feliz, asumiré esa carga con la mayor de las alegrías. No trato que me entienda, tan solo quiero verla sonreír y disfrutar de la vida.

lunes, 11 de julio de 2011

INIESTA DE MI VIDA

Hoy hace un año que España se proclamaba campeona del mundo. El mayor título del fútbol a nivel de selecciones, y si el fútbol es el deporte rey, podemos decir que es el evento deportivo más importante del mundo con excepción de los juegos olímpicos (que eso sí que es verdad que es otro mundo).

Hace un año el país se echó a la calle para celebrar el título. La gente podía sacar banderas de España y sentirse orgulloso de llevarlas sin miedo a que cualquier otra persona lo tachara de ninguna rama política; nos sentíamos orgullosos de nuestros colores y de nuestro país. Ahora si llevas una pulsera con los colores de la bandera parece que estás dando signos de tu orientación política, no puede ser por el simple hecho de sentirse español y querer a tú país.
El país está y estaba por entonces en una crisis bastante grande. Pero eso no evitó que por un día, por unas horas, muchos olvidáramos todos nuestros problemas y un equipo que representa al país consiguiera hacernos felices, que disfrutáramos con ellos de su triunfo, y por una vez lograr poner de acuerdo a casi todo un país para salir a la calle a manifestarse (esta vez de alegría). Gente de todas las orientaciones políticas, ricos, pobres, negros, blancos,...
Todos o la mayoría estuvimos juntos por un mismo sentimiento, el de ser españoles y sentirnos campeones del mundo. Y eso pese a quien le pese lo ha conseguido el deporte. No entiendo como un evento que hizo a un país olvidar sus penas durante un corto periodo de tiempo puede ser cuestionado, al igual que lo fue la alegría de los millones de españoles que hace un año nos tiramos a las calles de toda España a celebrar este gran logro del deporte español. De verdad, no entiendo que la gente critique que durante una noche estuviéramos de acuerdo en algo la gran mayoría del país y levantáramos las banderas lo más alto que podíamos por estar orgullosos de ser españoles.
Hoy hace un año vi a un país unido gritando orgulloso "yo soy español, español, español". Y todo gracias al deporte. Creo que como no volvamos a ganar otro mundial u otra eurocopa de fútbol no volveremos a ver así a todo un país, y no podremos pasear nuestras banderas por el simple hecho de ser españoles sin que nadie piense que tienes cierta orientación política. Así que intentaré no olvidar la fecha del 11 de Julio de 2010 en toda mi vida para poder recordar como la gran mayoría de españoles fuimos capaces de olvidarnos de nuestros problemas y disfrutar juntos del gran triunfo del fútbol español con nuestros amigos y enemigos. Un bonito día, aunque muchos no sean capaces de entenderlo por diferentes motivos.

miércoles, 29 de junio de 2011

ANCIANOS

Vivimos en una sociedad globalizada donde cualquier persona con un mínimo de conocimientos de informática puede acceder a la mayor fuente de información y de desinformación mundial, que no es ni más ni menos que internet. Pero amigos, la mayor fuente de sabiduría que hay en nuestra sociedad son los ancianos.
Todos conocemos aquel dicho del refranero español que dice "Más sabe el diablo por viejo que por diablo". Y eso que hoy en día se sigue viendo a mucha gente anciana analfabeta en el sentido estricto de la palabra (vamos, que no saben leer y escribir), pero sin duda tremendamente sabios.
Y cosas de la vida que gente con tanta sabiduría y que tendría que estar ayudando dentro de sus posibilidades a la sociedad, nosotros los desterramos a esas tumbas en vida que son muchas de las residencias de la tercera edad. Ni siquiera sus hijos, esos que les deben la vida, son capaces de ir a visitarlos e interesarse por su bienestar (no todos, está claro que hay gente que sí se preocupa de los ancianos). Que yo no digo que las residencias estén mal y es comprensible que haya familias que no tengan más remedio que mandar a sus ancianos a las residencias por motivos varios, pero por favor, no para dejarlos allí y olvidarnos de ellos. Las residencias pueden ser un gran sitio para pasar la última etapa de la vida ya que puede haber muy buenas atenciones e interacciones varias entre los ancianos que seguro serán interesantes para ellos. Pero no hay que olvidar que nada sustituye al amor de la familia, de esos que son de tu sangre y por los que esos ancianos han dado gran parte de sus vidas para que tengamos un futuro mejor.
Y en esta sociedad tan globalizada los jóvenes y niños parece que no somos conscientes del respeto que se merecen los ancianos, posiblemente un hecho que se da debido a la educación que recibimos. Envidio a la cultura gitana en este sentido porque desde pequeños le inculcan el respeto, la decencia y el honor por sus ancianos (por ejemplo, el patriarca suele ser un anciano). Una persona con tantos años recorridos de vida siempre te puede brindar unas palabras para recordar durante el resto de las nuestras.
Para mí es fundamental que se inculquen valores como el respeto a los ancianos. Hablando ya desde mi propia experiencia podría decir que siempre traté de aprender lo máximo posible de los ancianos que tuve más cercanos y que fueron mis abuelos. Es cierto que de chico no entendía mucho esas cosillas que ellos me contaban, pero es muy curioso ver como se te quedan grabadas en una estantería olvidada de la memoria y a la vez que vas creciendo sin quererlo tu cerebro visita esa biblioteca que llevamos dentro y vas comprendiendo muchas cosas que intentaron explicarte a su forma y desde su sabiduría. Desde luego si tuviera la oportunidad de poder hablar de nuevo con ellos, sobre todo con mi abuelo Manuel, la cosa sería diferente.
Recuerdo como contaba esas historias de la guerra civil cuando yo sólo tenía seis o siete años, y te imaginabas algo así como una película entre indios y vaqueros sin saber la importancia que tuvo para España, lo duro que tuvo que ser para los que allí tuvieron que apretar el gatillo por obligación contra hermanos (si no de sangre sí de corazón), o la crudeza de la falta de comida de los años del hambre, o los duros inviernos de recogida de aceituna con la única ayuda de los borricos.
Concluyendo: yo que tengo 26 años creo que ahora comienzo a darme cuenta de lo que es la vida, un camino en el que todos los días se aprende algo y de que no todo es de color de rosa. Imaginemos por lo tanto un anciano, 80 años (casi cuatro veces mi edad), habiendo vivido por ejemplo en dictadura, postguerra y transición a la democracia, ¿no se merecen el mayor de los respetos por parte de TODOS nosotros?. Es tan simple como que son un bien necesario, muy necesario, en este mundo de locos en el que hoy vivimos.

domingo, 26 de junio de 2011

¡¡¡¡SOY TITO!!!!!

Ya llegaron Alejandro y Manuel. Son dos niños muy chiquitinos, uno con poco más de dos kilos y el otro con poco más de dos kilos y medio, pero son una maravilla.
El día 24 por la mañana mi madre me llamó para avisarme que mi cuñada estaba de parto. No tardé mucho en coger el coche para desplazarme hasta mi pueblo y poder vivir en primera persona un acontecimiento tan importante para nuestra familia. Como he dicho alguna vez, son los primeros nietos tanto de mis padres como de los padres de mi cuñada, así que imiginaos los nervios y la alegría que se había en el ambiente en la puerta de paritorios mientras esperábamos que todo fuera bien y pudiéramos ver sus caritas.
Una vez que el parto había acabado y todo había salido bien mi hermano salió a la puerta de paritorios con una foto en el móvil de sus dos pequeños con una madre orgullosa de tenerlos entre sus brazos.
Ahora, el momento más grande de todos fue cuando mi hermano los sacó por la puerta de paritorios junto con una enfermera amiga de la familia para presentarnos a los que estábamos presentes a esos dos pequeñajos a los que antes siquiera de verlos todos queríamos con locura.
Ahora toca disfrutar de ellos y ayudar a los papis para que su trabajo de cuidados y educación sea más fácil y llevadero. Desde luego manos para tal tarea no van a faltar.
Por cierto, como ya he dicho vinieron el día de San Juan. Gran regalo para mi hermano en el día de su santo, tan hermoso que estoy seguro que lo recordará para toda su vida. Yo desde luego lo haré. FELICIDADES hermano por partida triple (dos niños y un santo), y a tí también cuñá (has sido una campeona).
Un beso pequeños de vuestro tito que ya a día de hoy os quiere con locura.

Aquí va una letrilla (como no de carnaval) que viene bastante bien para la ocasión aunque esté contada desde las palabras de un padre.

jueves, 23 de junio de 2011

ACABANDO LA ESPERA

Me quedan días, quizás horas, para que llegue uno de los momentos que más ansío desde que me enteré de que mi cuñá estaba embarazada. Que alegría me dio cuando mi madre me llamó por teléfono y a grito pelado me dijo: -¡Vamos a ser abuelos!
En el tiempo que llevamos de embarazo la ilusión ha ido creciendo de forma proporcional al crecimiento de la barriga de mi cuñá. Y sí, he dicho llevamos porque todos los que rodeamos a mi hermano y mi cuñá hemos estado embarazados, aunque la barriga y todo lo difícil que conlleva un embarazo lo ha sufrido mi cuñá, está claro. La pobre se está portando, estar embarazada de mellizos y con estos calores no tiene que ser para nada llevadero, pero su ilusión por ser mami puede con todo. Manuel y Alejandro (son los nombres elegidos para los mellizos) no paran de moverse y dar patadas mientras todos tocan la panza de mi cuñá para tener contacto con los nenillos que desde dentro ya están relacionandose con nosotros.
Bueno, en realidad conmigo no. Muchas son las veces que mi madre, mi cuñá o mi hermano me han dicho que toque la barriga para notar las pataditas. Con gran dificultad me he negado porque no me faltan las ganas. Pero no sé cuando ni por qué, tomé la decisión de que la primera panza que toque para sentir unas pataditas o pequeños movimientos sea la de la mujer que lleve dentro un hijo de mi sangre. No por nada, simplemente quiero sentir por primera vez esa sensación con un hijo mío y junto a la persona con la que haya decidido pasar el resto de mi vida. A lo mejor es una tontería, pero creo que tiene que ser bonito que la primera vez sea así. Después tocaré todas las barriguitas que haga falta, pero hasta ese día decidí que no tocaré ninguna.
Manuel y Alejandro vendrán al mundo pronto, quizás a final de mes con el cambio de luna, o quizás mañana para regalar a mi hermano el día de su Santo (San Juan) la mejor de las sorpresas. El caso es que entre apuntes y calores estoy ansioso por poder verles las caritas. Y aunque mi hermano no lee esto, tengo que hacer una mención especial y darle las gracias por el nombre que él escogió para uno de sus niños, para Manuel. Él dice que le gusta ese nombre (que puede ser verdad, no digo que no) pero en casa sabemos que el nombre conlleva algo más puesto que así se llamaba mi abuelo, padre de mi madre y que vivió en casa con nosotros casi desde que nacimos hasta que murió, siendo para nosotros como un padre (algún día escribiré algo sobre él).

Va por mi hermano y mi cuñá, que son unos campeones.

miércoles, 15 de junio de 2011

LETRILLA

 Hoy voy a dejar una letrilla que creo que no tiene desperdicio y está escrita por un muy buen amigo. Será el primero de una serie de post en los que iré poniendo letras que me gusten por algún motivo. Esta primera en concreto tratará de una gran maestra de la que bastante gente hemos podido aprender mucho. Bueno, ahí lo dejo:

Tanto o más que aquellos libros
Que las mil horas de clase
Aprendí de otra maestra ilustre decana
Llamada la calle.
Por pupitre cualquier banco.
Aulas magnas fueron bares.
Cualquier parque, cualquier plaza
se erigían facultades.
Derecho, disfrute el derecho
a sentirme libre y joven a la vez.
Y supe que esa ciencia que se llama economía
es hacer mil piruetas pa´ llegar a fin de mes.
La historia yo la fui conociendo
en barrios añejos en donde la historia,
Te la imparten los viejos en viejas tabernas
a golpes de memoria, memoria.
La madrugada me instruyó en astronomía.
Copas de más forjaron mi filosofía.
Incluso osé a conocer
la geografía de la mujer
y de su boca la mejor clase de lengua.
Tuve tantos compañeros
que ya nunca olvidare.
¡Todo me lo dio la calle!
La Universidad donde me licencié.
JPM.

domingo, 12 de junio de 2011

BUSCANDO EL FINAL DEL TÚNEL

Nunca en mi vida me he dejado intimidar por la presión. Más bien lo contrario, siempre he sacado lo mejor de mí en los momentos más difíciles. Pero de un tiempo atrás y sin saber por qué la cosa cambió.
Volvemos a estar en época de exámenes. Yo vuelvo a estudiar esperando sacar las poquitas asignaturas que me quedan, y le hago un guiño a la suerte a ver si viene a visitarme.
Pero a un día de mi primer examen no puedo decir más que la presión me puede. No tengo ganas ni de ir al examen puesto que para mí supone mucho más de lo que a priori puede parecer.Y verdaderamente es un poco triste ver que en las situaciones donde siempre me he hecho fuerte y he sacado lo mejor de mí ahora no soy capaz ni de dar un paso firme hacia delante.
Llevo ya un tiempo de exceso en la carrera y la verdad es que me lo gané por méritos propios. Y ahora por esos mismos méritos propios estoy intentando que esto acabe, que pueda colgar en la pared de mi casa un título con el que sueño a diario y que parece que me es imposible alcanzar. Sé que ahora mismo la diferencia entre tener un título y no tenerlo no es muy notable, pero necesito ser licenciado y cerrar con esta etapa de mi vida que ya se ha alargado bastante más de la cuenta.
A estudiar y esperar y que sea lo que Dios quiera.

martes, 7 de junio de 2011

INSTITUTO

Hoy toca seguir con aquello que empecé hace un par de entradas. Sólo que ahora doy un saltito en el tiempo hacia adelante y llego hasta la época del instituto, cinco años llenos de buenos momentos y que obviamente fueron fundamentales para mi educación tanto personal como intelectual.
Era septiembre del 98 cuando fui a clase por primera vez al instituto, creyéndome muy mayor porque abandonaba el colegio (hay que ver que infeliz). Allí esperaban nuevas aventuras, nuevos compañeros, nuevos profesores, etc. Aunque también me acompañaban muchos de mis mejores amigos del colegio, lo cual facilitó bastante la adaptación al nuevo centro tanto para mí como para ellos.
Entre los nuevos compañeros de clase, había una chica que aunque ya la conocía no me caía muy bien. Pero con el tiempo llegó a ser mi pareja durante mucho tiempo. Son las cosas de la vida, que muchas veces crees conocer a alguien y realmente no tienes ni idea de como es, y yo con ella estaba equivocado porque es una chica estupenda.
Fueron pasando los años en este centro y mi vida poco a poco cambió. Mis amigos y compañeros de clase de toda la vida (los del colegio) empezaban a repetir y a abandonar los estudios. Yo comenzaba a pensar que estudiar un par de horas para un examen me valía, que no había por qué dedicar un tiempo todos los días. Pobre de mí que aunque saqué mis estudios sin repetir y con una media aceptable, si me hubiera esforzado solo un poquito más quizás ahora podría complementar mi licenciatura con la diplomatura (hoy en día ya es grado) de fisioterapeuta. Pero a esas edades el futuro importa poquito y además pensamos que con estudiar una carrera está todo solucionado; UN MOJÓN (con perdón). Una profesora me dijo en 1º de Bachiller cuando me entregó la nota del primer examen: un chico con tu capacidad no puede sacar esta mierda de nota (era un 6.3), no seas tonto y aplícate que lo bueno llegará si lo haces. No imagináis lo que me acuerdo de sus palabras y el cariño que hoy día y sólo por ese momento le puedo guardar a las profesora. Que por cierto, al año siguiente y sin ser profesora mía me vio por los pasillos del instituto tras una evaluación y me paró para volver a decirme lo mismo, que estaba mucho más capacitado de lo que mis notas decían.
Como iban desapareciendo de mi convivencia diaria los amigos de toda la vida comencé a relacionarme más a fondo con otros compañeros de clase ya en el 2º ciclo de la ESO. Para bachillerato tenía grandes amigos en esta gente (y hoy día sigo manteniendo también amistad con la mayoría de ellos) y la verdad que en clase disfrutábamos de lo lindo. No dábamos la tabarra a los profes ya que más o menos teníamos educación, pero reír nos reíamos como nadie. Podría contar alguna anécdota graciosa, pero no me quiero extender.
En cuanto al profesorado había de todo. Aunque hoy por hoy no guardo rencor a ninguno de ellos tengo que decir que tuve algún que otro choque frontal. Sí que es cierto que yo era un chico respetado en el instituto tanto por compañeros como por los profesores, pero tengo un gran defecto y es que no me callo nunca, lo cual me llevaba muchas veces a dichos enfrentamientos.
Recuerdo con alegría y ya desde la lejanía el viaje fin de estudios del instituto. 16 alumnos y 2 profesores para Canarias, Puerto de la Cruz. Una semana bastante intensa y que se disfrutó a tope (por cierto, hoy que está el tema al día diré que Real Madrid y Barsa jugaron esa misma semana las semifinales de la Champions, al igual que este año). Un viaje lleno de "grandes sensaciones" y rodeado de buena gente.
Y llegó el día de marchar. La alegría por haber superado el objetivo siempre está ahí, pero viene acompañada de la tristeza de dejar un sitio al que se le toma cariño y que formó parte de tu vida diaria durante 5 años. Un sencillo acto de graduación fue la despedida que nos brindaron en el instituto.
Y mientras escribía esta entrada me ha dado cuenta que me encantaría volver como profesor y devolverle a ese centro un poquito de lo que a mí me dio.